Bienvenido a mi blog

Hacer bien tu trabajo No es suficiente. Tu CAPACIDAD Mejora tu EFICACIA (3).

Además de ser responsable para ser eficaz y alcanzar un buen nivel de exigencia profesional es imprescindible tener la capacidad suficiente para desempeñar el trabajo.

“Capacidad”

 


 
Tu Capacidad Mejora tu eficacia 3. Lo puedes leer en 4 minutos 

 “En una ocasión un ingeniero fue a arreglar un ordenador industrial del que dependía gran parte del proceso productivo de una importante fábrica.

Sentado frente a la pantalla, tras hacer unas breves comprobaciones, oprimió unas cuantas teclas, asintió con la cabeza, murmuró algo para sí mismo y apagó el aparato.
Procedió a sacar un pequeño destornillador de su bolsillo y dio vuelta y media a un minúsculo tornillo.
Entonces encendió de nuevo la computadora y comprobó que estaba trabajando perfectamente.
El presidente de la compañía se mostró encantado y se ofreció a pagar la cuenta en el acto.
-”¿Cuánto le debo? “-preguntó.
– “Son mil euros, si me hace el favor.”
– “¿Mil euros? ¿Mil euros por unos momentos de trabajo? ¿Mil euros por apretar un simple tornillito?
– ¡Ya sé que mi ordenador es una parte fundamental de mi proceso productivo, pero mil euros es una cantidad disparatada!
– La pagaré sólo si me manda una factura perfectamente detallada que la justifique.”
El ingeniero asintió con la cabeza y se fue.
A la mañana siguiente, el presidente recibió la factura, la leyó con cuidado, sacudió la cabeza y procedió a pagarla en el acto.
La factura decía:
Detalle de servicios prestados
1. Apretar un tornillo      … … … … …  1 euro
2. Saber qué tornillo apretar   … … …  999 euros
Con independencia del importe de la factura, lo esencial y más importante de esta anécdota es que el ingeniero, además de ser un buen técnico conocedor de su trabajo tenía la capacidad suficiente para saber cuál era el problema, pudiendo resolverlo con diligencia, de tal forma que el cliente pudo seguir su actividad.

Hablaremos de capacidad:

Capacidad para identificar y resolver problemas.
Capacidad para ser eficaz en un entorno cambiante.
Capacidad para iniciar deliberadamente acciones para lograr beneficio o ventajas competitivas.
Capacidad para detectar las expectativas del cliente.
Capacidad para tomar decisiones.
Capacidad para proponer soluciones.
Capacidad para comunicar.
Capacidad para mantenerse eficaz en situaciones de rechazo.

La más importante:

Capacidad de adaptación y de aprender

… … … … …


En el artículo anterior hablábamos del aspecto de la “Responsabilidad”  (responsabilidad ) como base de la Eficacia, y hablando en términos de eficacia, vamos a entrar hoy en otro factor no menos importante:


“ Capacidad ”

Capacidad entendida como el conjunto de conocimientos y habilidades que cada uno tiene para desempeñar su trabajo.

Pablo Maella (La Casa de la Eficacia) defiende que la manera de ser más eficaces laboralmente es desarrollando más y mejor las capacidades necesarias para el puesto que tenemos que desempeñar:

Cuanto más capacidad más eficacia


 La casa de la eficacia de Pablo Maella.

Los profesionales que incrementan sus capacidades, consiguen mejores resultados.

El talento puede aprenderse y desarrollarse, desde un punto de vista totalmente profesional no cabe duda que hay una parte de ese aprendizaje que le corresponde proporcionar a la empresa. En la medida en la que la empresa facilite, se preocupe y procure los medios para que se puedan adquirir las capacidades para el desarrollo de la actividad profesional, mejor será el resultado para el individuo y para la  empresa.

Las empresas quieren personas con talento.

Aun cuando los directivos que perciben falta de talento en sus empresas, piensen que el motivo es la falta de habilidades técnicas de los trabajadores, y que los empleados no tienen las aptitudes necesarias para llevar a cabo ciertas labores, la realidad es que el talento se puede aprender.

En este sentido, en la medida en que la empresa se preocupe por dar formación permanente no dejando que los empleados “se oxiden”, obtendrá mejores resultados.
En la mayoría de los casos se resuelve erradicando afirmaciones como:

“siempre se han hecho así las cosas”
“en esta empresa todos hemos aprendido sobre la marcha”

y dedicando un poco de esfuerzo y algunos recursos a facilitar la adquisición de las capacidades para el buen desarrollo de la actividad profesional.

“Todos tenemos talentos diferentes pero no todos tenemos las mismas oportunidades para desarrollarlos” – J.F. Kennedy

No obstante, el responsable último en adquirir las capacidades es siempre el propio individuo. El desarrollo depende de uno mismo. Lo cual no es un inconveniente, muy al contrario es una ventaja, la propia naturaleza humana nos empuja a ser competentes y efectivos:

No conozco a nadie que se vanaglorie de tener poco talento o ser ineficaz.

Los seres humanos tenemos una disposición natural a superarnos, es el “Espíritu de superación”. Igual que un bebé se esfuerza por conseguir hablar y empezar a caminar, el adulto se esfuerza por superarse y desarrollar habilidades.

Se trata pues de despertar ese deseo y reorientarlo hacia las capacidades más convenientes.

Seguro que hay, no sin razón quien se pregunta: ¿Qué hay de las limitaciones personales? Sería absurdo pensar que no existen. Existen y debemos ser conscientes de nuestras propias limitaciones (que no son tantas como podemos llegar a pensar) y ejercer trabajos acordes con nuestras capacidades, donde sin duda nos vamos a desenvolver con facilidad y seremos más eficaces.

Ser más eficaz no es solo mejorar nuestras carencias, sino también potenciar nuestras fortalezas.

Mejorar carencias requiere tiempo y esfuerzo. Admitamos que según de que carencias se trate, ni siquiera con tiempo y esfuerzo conseguiremos grandes avances.
Es más sencillo y práctico empezar por dedicar energía a desarrollar aspectos y fortalezas que tengan un impacto más rápido en nuestra eficacia.

Recuerda:

Si quieres ser eficaz tendrás que ser capaz.

Para mejorar tu capacidad:

·        Conócete: Averigua cuáles son tus capacidades personales.
·        Analízalas objetivamente y con espíritu crítico
·   Aplícalas en tu actividad profesional, tratando de buscar un trabajo acorde con tus capacidades.
·        Define que capacidades son las necesarias para el trabajo y desarróllalas.
·        Mejora tus puntos débiles y mejor aún, potencia tus puntos fuertes.
·        Despierta tu espíritu de superación, ponte retos.
·        Aprende de tus fracasos.

No te pierdas el próximo post en el que analizaremos la lista de las 34 capacidades esenciales para hacer bien tu trabajo.



Reflexión
“El hombre nunca sabe de lo que es capaz hasta que lo intenta”.
 Charles Dickens  SXIX escritor y novelista inglés.
La frase
“Estoy buscando un montón de hombres que tengan una capacidad infinita de no saber lo que no se puede hacer”
Henry Ford  SXIX fundador de la compañía Ford Motor Company y padre de las cadenas de producción 
¡Muchas Gracias por tus cuatro minutos!
Benicio Orozco

¿Sabes cuáles son tus habilidades personales?
¿Es acorde con tus capacidades el  trabajo que realizas?
¿Qué vas a hacer para conseguirlo?
Es tu turno: Escríbe abajo en comentarios.
 ¡¡ Muchas Gracias !!

LECTURA ADICIONAL RECOMENDADA:     Responsabilidad. Mejora tu eficacia_2.html

 

Si te gustó este post  INSCRIBETE SIN COMPROMISO, teclea tu email arriba a la derecha del título del post, donde dice:

 

INSCRIBETE para recibir las publicaciones.

Sin compromiso. Introduce tu email. Gracias

 



"La Mirada Critica" de Benicio Orozco

Fuentes:  “ La casa de la eficiencia” de Pablo Maella   http://pablomaella.com/web/
                “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva”.  Stephen Covey

“Organízate con eficacia” David Allen

Entradas populares