Bienvenido a mi blog

Hacer bien tu trabajo No es suficiente. Primero EFICACIA. Después EFICIENCIA. 1.

El nivel de exigencia  profesional es cada día mayor en todas las profesiones, ser un buen profesional ya no es suficiente, hay que ser eficiente.

       

Titulo del Post. Lo puedes leer en 3 minutos 
Juan trabajaba en una empresa hacía dos años. Siempre fue muy serio, dedicado y cumplidor de sus obligaciones. Llegaba puntual y estaba orgulloso de que en dos años nunca recibió una queja. Su comportamiento era impecable.

Cierto día se reunió con el Jefe para hacerle una petición:

– Jefe, trabajo en la empresa desde hace dos años con bastante esmero y estoy a gusto con mi puesto, pero siento que he sido discriminado. Verá: Fernando lleva en un puesto igual al mío hace solo seis meses y ya le han promocionado, tiene un mejor puesto, mejor salario y mayores responsabilidades.

– ¡Entiendo tu inquietud! -respondió el jefe-. Mientras resolvemos este problema que me planteas, voy a pedirte que me ayudes a resolver otro. Quiero dar fruta al personal, para la comida de hoy. No te importará averiguar si en la frutería de la esquina tienen naranjas.

Juan se esmeró en cumplir con el encargo y en cinco minutos ya estaba de vuelta en la oficina. 

– Bueno Juan! ¿Qué averiguaste?
– Efectivamente sí tienen naranjas. 
– ¿Y cuánto cuestan?
– ¡Ahhh…! No se lo he preguntado, pero vuelvo en un momento y lo averiguo. 
– ¿Has visto si tenían suficientes naranjas para todo el personal?,- preguntó serio el Jefe.
– Tampoco lo pregunté. 
– ¿Hay alguna fruta que pueda sustituir la naranja?
– No se me ocurrió, pero insisto, vuelvo en un momento y lo averiguo todo.
– No importa -dijo el Jefe- espera, siéntate un momento. 

El Jefe descolgó el teléfono y llamó a Fernando. Cuando se presentó, le dio las mismas instrucciones que le había dado antes a Juan.

Fernando volvió en 10 minutos y el jefe le preguntó:

– Bien Fernando, ¿qué noticias traes? 
– Tienen naranjas para todo el personal y, si lo prefiere, también tienen plátanos, manzanas, kiwis y peras. Las naranjas están a 15 el kilo, los plátanos a 22, las manzanas a 9 el kilo y los kiwis y las peras cuestan 28 el kilo. Me dijeron que si compramos mucha fruta nos harán un descuento del 8 por ciento. He dejado encargadas las naranjas, pero si se decide por otra fruta o decide no comprar fruta solo tengo que llamarle para indicárselo.
– Muchas gracias, Fernando, espera un momento y en seguida decidimos. 

Se dirigió a Juan, que había quedado boquiabierto y le preguntó: 
– Juan, ¿qué me decías? 
– Nada, nada, eso es todo. Muchas gracias.
... ... ... ... ... 

Las comparaciones son odiosas pero se pone de manifiesto que las personas como Fernando tienen más éxito profesional que las que son como Juan.

La clave: primero eficacia, después  eficiencia.

·        Eficacia es la simple consecución del objetivo propuesto.
·         Eficiencia es la consecución óptima del objetivo.

En la anécdota de la fruta, habría dudas de si Juan fue eficaz, yo personalmente pienso que no, lo que no admite dudas es que la eficiencia se ve reflejada en la persona de Fernando.

Si hablamos de ventas:
Un vendedor eficaz es el que vende, no el que trata de hacer todo lo posible para vender. 
Y es más eficaz en la medida que vende más.
Un vendedor es más eficiente en la medida en la  que vende más, con mayor rentabilidad, con mejor margen, más productos del catálogo, pedidos más grandes, a más clientes…

Se trata de ser eficaz e ir mejorando la eficacia hasta llegar a la eficiencia.

Cada uno es como es, y tiene su propio nivel de eficacia, pero lo más importante es que: si quieres, puedes cambiar y aprender para ser como Fernando, nuestro amigo de las naranjas. Es una cuestión de voluntad.

La pregunta:           ¿Qué es lo que hay que hay que hacer?
La respuesta:          Lo que hace Fernando.

Te invito a que inicies ese camino. Te propongo que lo hagamos juntos. (Lo iremos abordando en los siguientes post.)
Para ello analizaremos los seis factores principales que configuran la eficacia personal y mejoraremos cada uno de ellos.

Capacidad, automotivación, autogestión, suerte, simplificación y responsabilidad.

Son los factores que desarrolló Pablo Maella, licenciado en filosofía y MBA por el IESE. Estos factores componen lo que  llamó la casa de la eficacia.



La casa de la eficacia de Pablo Maella.

No te pierdas el próximo post.


La frase
 Los resultados los consiguen las personas, y sólo las personas. Si se mejora la eficacia de las personas, se mejora la eficacia de una organización.
Pablo Maella. Autor Español y MBA por el IESE Autor de “La casa de la eficacia”.
Reflexión 
Ningún grado de eficiencia puede compensar la falta de eficacia.
Peter Drucker. SXX.Tratadista Austriaco, considerado Padre del management moderno.
¡Muchas Gracias por tus tres minutos!
Benicio Orozco

¿Conoces muchas personas como Juan?
En la anécdota de la fruta ¿Quién te gustaría ser  Juan o Fernando?
¿Quieres hacer algo para conseguirlo?

Déjanos conocer tus respuestas: Escríbelas abajo en comentarios.
 ¡¡ Muchas Gracias !!

LECTURA ADICIONAL RECOMENDADA: Si quieres innovar ELIMINA las normas

.

Si te gustó este post  INSCRIBETE SIN COMPROMISO, teclea tu email arriba a la derecha del título del post, donde dice:

 

INSCRIBETE para recibir las publicaciones.

Sin compromiso. Introduce tu email. Gracias

 



"La Mirada Critica" de Benicio Orozco


Fuentes:  “ La casa de la eficiencia” de Pablo Maella   http://pablomaella.com/web/
                “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva”.  Stephen Covey

Puedes ver la Anécdota de la fruta de Juan y Fernando en  http://mundoencontacto.com/

Entradas populares